Problemas y algunas desprolijidades en la entrega de las Becas Bicentenario

Este año se realizó en nuestro país un ambicioso Programa de entrega de Becas llamado Becas Bicentenario, que abarca la enorme cifra de 30.000 becas destinadas a alumnos superiores de carreras consideras prioritarias por el Ministerio de Educación de la Nación.

Sin embargo, y a pesar de que esta es una excelente noticia para estudiantes terciarios y universitarios de Argentina, la entrega de las Becas no está siendo del todo correcta. Seguramente excedidos por tamaña convocatoria, los responsables de la distribución de estos beneficios han dejado muchos puntos flojos en estos casi cinco meses de adjudicación.

Si bien es cierto que muchos becarios han recibido su beca sin problema, son muchísimos los casos que existen de personas que no cobran a tiempo el dinero (hay que tener en cuenta que muchos estudiantes dependen de esta plata para llegar a fin de mes, si no cobran a tiempo se complica su realidad diaria), o tienen sus cuentas abiertas pero sin el depósito (encima les cobran el mantenimiento de la cuenta!), y muchos ejemplos más.

Lo peor de esta situación, es la falta de contención oficial por parte del Ministerio. No existe una voz oficial que explique que está pasando y los becarios muchas veces necesitan de sitios o foros dedicados a la educación para descargar sus dudas, consultas y compartir las posibles soluciones. ¿Nadie pensó que esto podía pasar? ¿Nadie se dió cuenta que entregar 30.000 becas es algo muy importante pero que se trata de 30.000 personas?

Bicentenario

La publicidad oficial asegura que son “la oportunidad de llegar mucho más lejos que a fin de mes”. Buen eslogan.

Aquí en Universico hemos vivido día a día la alegría y la angustia, el desahogo y el malestar, en fin, todas las sensaciones de los miles de becarios que han pasado a dejar sus inquietudes en dos notas sobre las Becas que al día de hoy están llegando a la impresionante cantidad de 800 comentarios entre ambas. Y todo simplemente por saber contestar algunas dudas y permitir un canal de comunicación abierto en el que la gente pueda informarse y compartir.

Es fundamental para la situación crítica de la Educación en nuestro país, la realización de este tipo de beneficios, y hay que felicitar a los responsables de estos Proyectos, pero me parece que muchas veces las autoridades crean programas que generan mucho ruido para después olvidarse de los verdaderos protagonistas de esta historia: los estudiantes argentinos que serán los responsables del futuro de nuestra patria.

Como siempre en Argentina, parece que sabemos la solución a nuestros problemas, pero fallamos cuando se trata de organizarnos para llevarla a cabo. Ojalá esta situación sólo sea un problema temporal y pronto podamos escribir que todo funciona normalmente, por el momento, muchos estudiantes viven la angustia de querer crecer y no tener quién los sepa escuchar.


Ayuda para estudiantes en la Asesoría Pedagógica en la Universidad Nacional del Sur

ayudaP.U.-  Desde marzo está funcionando en el ámbito de la Secretaría Académica una oficina de Asesoría Pedagógica. Esta iniciativa fue parte de los Contratos Programa firmados entre la UNS y la Secretaría de Políticas Universitarias, y tiene como objetivos brindar apoyo, asesoramiento y orientación pedagógica, didáctica y psicológica a los miembros de la comunidad universitaria, con especial énfasis en los estudiantes.

El equipo de profesionales que se desempeñan en ella está integrado por la magister Elda M. Monetti, la profesora Ana Clara Yasbitzky y la licenciada en Psicología María Andrea Negrete. Para contactarse con ellas los interesados pueden escribir a asesoriapedagogica@uns.edu.ar

7 Consejos útiles para rendir un exámen final en la Universidad

Si estás estudiando una carrera universitaria o terciaria seguramente más de una vez te has visto frente al cuaderno de apuntes o delante de un gran libro de teoría con la mirada perdida y la mente en blanco, luego de interminables horas y horas de estudio.

1_opt

Si, esa temible sensación previa a rendir un examen final y que a todos nos ha tocado vivir en alguna oportunidad: no siempre los finales se preparan con angustia, pero cuando nos cuestan más de lo que se esperaba, se pueden transforman en una verdadera tortura.

Por ello, hoy quería compartir algunos consejos sobre mis experiencias a la hora de rendir un examen final. Si bien en este tema no hay verdades absolutas y cada uno tiene sus “recetas”, me parece un buen tema para opinar y compartir vivencias.

Son muchos los estudiantes que se ven desbordados por la responsabilidad de aprobar, y a veces cometen errores infantiles que podrían haber evitado con tan sólo unas palabras de aliento. He aquí mi lista personal, espero que ustedes se animen a compartir la suya:

1. No bajar los brazos NUNCA.

Esto creo que es fundamental. Al igual que en cualquier actividad de nuestra vida diaria, la perseverancia y la motivación juegan un rol importante, me parece que he aprobado más finales por corazón que por estudio. Obviamente, sin estudio no se puede aprobar, pero en este punto lo importante es entender que uno siempre debe conservar una actitud positiva y no dejarse llevar por pensamientos frustrantes. Hasta último momento uno tiene que decirse a si mismo que es posible, que lo logrará.

2. No descartar temas.

Al comenzar a preparar un examen, a veces dejamos de lado algunos temas porque no son tan importantes o “los estudiaremos cuando tengamos tiempo”. Pues bien, nunca tenemos tiempo, en consecuencia muchas veces terminamos por descartar algunas unidades porque a último momento no llegamos a leerlas. Lo importante es organizarse bien desde el principio, planificando estudiar todo el contenido. Si lo hacemos así, seguramente encontremos el tiempo para lograrlo.

3. Focalizarse, aumentar la concentración.

el-examen-parte-iiHay que tratar de evitar todo tipo de distracciones en las semanas previas a un examen final. Hacer todo lo posible para que nuestra cabecita se concentre lo mejor posible en los temas que vamos a rendir, sin estar pendientes de situaciones triviales que puedan distraernos. Si la fecha para rendir es este lunes, y justo el sábado anterior toca tu banda favorita, es mejor pensarlo dos veces y dejar los festejos para después del examen, que seguramente se disfrutarán el doble.

4. Estudiar en grupo.

Siempre es peor solo que bien acompañado 😉 Acá invertí el refrán popular. Si uno tiene un buen grupo de estudio los resultados son mucho mejores. Compartimos información, fechas, horarios. Uno copia y el otro redacta. Si alguno del grupo entiende mejor un tema puede hacer de profesor y todos repasan el tema, después al revés. En definitiva, estudiar en grupo es sinónimo de colaboración. Además, el mate sólo no es lo mismo que con tus amigos 🙂

5. Tener buena onda con los profesores y ayudantes.

Simple pero efectivo. No se compliquen la vida: hagan buenas migas con sus profesores, por más inbancables que sean, total todo pasa en la vida, los profesores también. Y las notas quedan 😉

6. No desesperar, muchas veces la inspiración llega en el momento menos esperado.

A veces nos trabamos en un párrafo y nuestra mente queda en blanco, parece que no nos entra nada más, ni una sóla fórmula o definición. No hay que ponerse mal, en esos momentos es mejor tomarse un descanso y seguir más tarde. Un paseo por el parque, por una plaza, caminar por las calles sin rumbo fijo, mirar un rato de tele, etc. Seguramente después de un pequeño descanzo encontremos el impulso y la inspiración que nos estaban sacando tantas horas de estudio.

7. No copiarse ni hacer trampa.

Todos hemos cometido el error de querer copiarnos en algún momento, confiesenlo. Puede que en alguna oportunidad estas prácticas te saquen de un apuro, pero es solo cuestión de tiempo para que un tramposo termine cayendo en su propia trampa: creerse que el estudio se “zafa” con machetes. Para aprender hay que estudiar; y para conservar la calma y los nervios, no hacer pavadas. Más de una vez lleva más tiempo hacer un machete que estudiar un poco, y encima te queda para siempre 😉

estudia

¿Y ustedes? ¿Tienen algún consejo que nos pueda servir? Los invito a compartirlos!